lunes, junio 08, 2009

Pongamos que hablo de Madrid


Allá donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid.
Donde el deseo viaja en ascensores,
un agujero queda para mí,
que me dejo la vida en sus rincones,
pongamos que hablo de Madrid.


Madrid siempre me revuelve. La verdad es que me encanta ir, recorrer sus rincones y poco a poco ir conociéndola. Ponerme los cascos y montarme en el metro, ir al Templo de Debod, o pasarme horas hablando sentada en la calle bebiendo una cerveza de los chinos. Y andar y andar, y observar todos esos pequeños rincones o volver a algunos sitios que hacen que todo se vuelva de color azul y que el estómago se me haga una bolita.


3 comentarios:

Duenda. dijo...

a mí me gusta la idea.
pero no consigo que me guste la ciudad. y eso que también me pasa eso de que siempre me revuelve.

muá!
d.

aralia* dijo...

Vas a ir antes de lo que me dijiste? Creo que voy a estar en Polonia :(
Bueno, seguro que lo pasamos bien por separado, aunque me da penina.

Gracias Blan!

Elbereth dijo...

Como que si voy a ir antes de lo que te dije? He estado este fin de semana y quiero ir el fin de semana del 4 de julio (que es el que inicialmente te dije)

Un beso con sabor a mandarina :)